Podología

 

Podología
Existen 3 ramas como la ortopodología, quiropodología y la biomecánica del pie.

 

Ortopodología
Se realizan diversos tipos de tratamientos personalizados como soportes
plantares, ortesis de silicona, férulas, prótesis…, aplicando los últimos avances y tecnologías, con la finalidad de corregir y/o mejorar la deambulación de nuestros pacientes.
 
Se pueden clasificar en:
 
Ortesis correctoras: Conseguimos la correcta colocación de los dedos. Están indicadas en personas adultas y, sobre todo, en niños al inicio de su deambulación.
 
Ortesis protectoras: Conseguimos eliminar cualquier tipo de roce y dolor.
 
Ortesis sustitutivas: Reemplazan una parte o segmento del pie y restablecen la función normal.
Quiropodología
Se dedica a tratar las durezas, helomas, callosidades, papilomas, micosis cutánea o mucosa, ampollas, heridas, verrugas, de las úlceras vasculares, arteriales o por presión, uñas engrosadas, uñas encarnadas, onicomicosis, mediante la aplicación de un conjunto de técnicas propias de la podología.
Biomecánica del pie
A través de estudios personalizados informatizados ya sean mediante plataformas de presiones, sensores así como con otras pruebas, se estudian y se valoran los apoyos del pie tanto en estática como en dinámica, para la corrección de las alteraciones de la marcha. Estas dichas alteraciones son consecuencia de variaciones biomecánicas de los miembros inferiores, como el pie plano, pie cavo, pie pronado o supinado , metatarsus aductus, coaliciones tarsales, fracturas por estrés, espolón calcáneo, metatarsalgias…etc. Para ello se usarán las ortesis plantares.

Gracias a la última tecnología de la que forma parte el scanner solescan rubra, se nos permite escanear en 3D el pie, convirtiéndose en una herramienta muy valiosa que permite generar unas ortesis plantares personalizadas con rapidez y precisión. Se basa en luz láser que permite generar un modelo de la superficie del pie.

 

La plantilla
La plantilla es un producto diseñado para disminuir la presión vertical y de cizallamiento sobre las zonas del pie que están sometidas a mayor carga o estrés. También ayuda a mejorar la deambulación.

Los materiales que usamos para las plantillas:

Fibra de carbono: altamente demandado. Material ligero y elástico, caro, pero con alta resistencia, proporciona una gran estabilidad ideal para los niños y adultos. Ideal para el deporte.
 
E.V.A.: Tiene una gran variedad de densidades de ahí que sea muy recurrido en el mundo de la ortopodología. Es un copolímero termoplástico, y de bajo peso que absorbe las presiones. Si es de baja densidad su función será amortiguar. Lavable, da buena estabilidad, muy ligero.
 
Polipropileno: polímero versátil. Ejerce una doble tarea como plástico y como fibra. Ligero y resistente al choque y a la tracción. Fácil de retocar, económico.