Osteopatía

 

Osteopatía
Técnicas estructurales, funcionales, craneo-sacral.

 

Las técnicas osteopáticas se clasifican en
Técnicas estructurales: son aquellas que sea cual sea el tejido afectado se realizan en el sentido de la barrera, contra la restricción de la movilidad. Obedecen a la ley del no dolor. Su finalidad es la de liberar adherencias y regularizar el tono muscular.

Técnicas funcionales: el principio para realizarlas es el de ir en sentido de la lesión, en sentido opuesto a la barrera, en sentido de la facilidad y mantener esta posición de equilibración tridimensional hasta la liberación total de los elementos periarticulares. A nivel medular permiten obtener un silencio neurológico sensorial que normaliza el tono muscular.

La técnica craneo-sacral: Se trata de un sistema de terapia manual suave y profundo basado en el principio de la existencia de una pulsación rítmica sutil que se denomina Impulso Rítmico Craneal.

Las indicaciones
El raquis cervical: cervicalgias, torticolis, Neuralgia cervicobraquial y neuralgia de Arnold, cefaleas y migrañas, vértigos, algias musculares de miembros superiores.

El raquis dorsal: dorsalgias y dorsagos, dolor costal, neuralgia intercostal, afecciones pseudoviscerales, lumbalgias de origen dorsal.

En el raquis lumbar y pelvis: lumbalgias y lumbago, radiculopatias (cruralgia, ciatalgia…), coxigodinia, dolores de miembro inferior.

En los miembros: esguinces, tendinitis, traumatismos sin patología médica.

En la esfera craneal: trastornos de la oclusión dental, problemas de ATM, vértigos, cefaleas, migrañas.